GULF OF GUINEA CONSERVATION GROUP

GULF OF GUINEA ISLANDS' BIODIVERSITY NETWORK


BIOKO - Geography and Geology

La isla de Bioko forma parte de un pequeño archipiélago de cuatro islas alineado en dirección Noreste-Suroeste en el centro del Golfo de Biafra. Bioko, la mayor isla y la más próxima al continente, forma parte, junto con la isla de Annobón, de la Región Insular de la República de Guinea Ecuatorial. Entre Bioko y Annobón, las islas de Príncipe y Sao Tomé constituyen administrativamente una nación independiente. En esa misma linea, ya en el continente africano, se alza Monte Camerún, la mayor altura de todo el centro y el oeste de Africa con 4.005 m.

Bioko tiene una forma de rectángulo inclinado con una superficie de 2.017 km2 en la que se encuentran dos grandes macizos; en el Norte, el Pico Basilé, que ocupa algo más de la mitad de la isla y alcanza una máxima altitud de 3.011 m; en la mitad meridional se elevan dos conos volcánicos principales con cotas máximas de 2.261 m en la Caldera de Luba y de 2.009 m en el Pico Biao.

El paisaje de la isla es jóven, abrupto, de valles profundos, salpicado por numerosos cráteres que delatan su origen volcánico. La misma bahía donde se asienta la capital, Malabo, está formada por los restos de un antiguo cono volcánico sumergido. En el Pico Basilé no se distingue un cono principal, al contrario que en el Pico Biao y en la Caldera de Luba. En ésta última se abre un espectacular crater de más de 5 km de diámetro, con desniveles de más de 1.000 m originados por el hundimiento de su antigua cumbre. Este crater está drenado por el río Ole o Tudela -uno de los más importantes de la isla-, aunque es frecuente que en el fondo de algunos cráteres se alojen pequeños lagos (Biao y Loreto) o lagunas (Eri, Lombe y Esaá o Claret).

Multitud de ríos y riachuelos constituyen una red fluvial típicamente torrencial dado el acentuado relieve de la isla. Su formación, más que por el aporte de afluentes secundarios, se debe generalmente a la existencia de resurgencias, que en muchos casos brotan casi al nivel del mar. El régimen hídrico es muy variable durante todo el año debido al caracter marcadamente estacional de las lluvias. En el Norte la red fluvial es poco caudalosa y muchos riachuelos llegan a secarse en la estación seca; mientras que en el Sur, donde la precipitación es mucho mayor y el relieve más abrupto, se encuentran los principales ríos de Bioko -Ole o Tudela, Moaba, Iladyi, Ruma y Tiburones-. Ríos en los que son frecuentes los saltos de agua, incluso en su misma desembocadura, y con una acción erosiva poderosa que puede originar movimientos de tierra violentos cuando el caudal se multiplica con las primeras lluvias.

Este pequeño archipiélago insular del que forma parte Bioko está asentado sobre una fractura de la corteza terrestre que se prolonga 2.000 km hacia mar abierto hasta la isla de Santa Elena. Esta linea tectónica continua tambien en el continente africano separando dos placas terrestres que han sido inestables desde el Precámbrico tardío, cuando fallas y surgencias dan lugar a los basamentos graníticos de la mayor parte de las montañas de Camerún (Alturas de Bamenda, Colinas Rumpi, Monte Kupe y Monte Nlonako). Fenómenos eruptivos muy posteriores modelan estas elevaciones originales y dan lugar a otras nuevas en el continente (Monte Manenguba y Monte Camerún) y probablemente tambien a las islas de Bioko, Príncipe, Sao Tomé y Annobón.

No existen en Bioko sedimentos fósiles que permitan la datación de las primeras erupciones de la isla. Se ha supuesto que Bioko debió surgir, a partir de la segunda mitad del Terciario, probablemente a finales del Mioceno, hace unos 10 millones de años, cuando la actividad volcánica era máxima en el Golfo de Guinea. La analogía de los basaltos de la serie inferior de Bioko con los de Monte Camerún hace suponer al geólogo J.M. Fuster que ambos sean coetáneos, remontándose, entonces, el origen de las primeras erupciones al Cretácico Superior, hace unos 100 millones de años, aunque la mayor parte de la lava de ambos volcanes pertenece al Cuaternario. Su actividad ha continuado, intermitente, hasta tiempos históricos; de forma más intensa en Monte Camerún, donde se han registrado, solamente en este siglo, cinco erupciones, la última en 1982. En Bioko la existencia de varios manantiales de agua carbónica y una explosión volcánica cerca del poblado de Baho en 1897, atestiguan tambien que cierta actividad continua hasta nuestros días.

La isla de Bioko está formada por una sucesión compleja de coladas, mantos de cineritas, tobas y conglomerados volcánicos que tienen una constante composición basáltica. Las erupciones de la isla han sido complejas, alternandose grandes periodos efusivos con otros de tipo explosivo y gran violencia. A un primer periodo de emisiones fluidas corresponden los basaltos muy cristalinos, ricos en olivino y augita. En una segunda serie de erupciones volcánicas de caracter explosivo, estrombólicas, se forman potentes mantos de cenizas y lapilli escoriáceo que constituyen las paredes de la parte superior de los tres edificios volcánicos de la isla.

No existe apenas información sobre los suelos de Bioko; W.L. Kubiena los tipifica como suelos braunlehm relativamente ricos en hidróxido de hierro, de color rojizo a pardo, pobres en fósforo, potasio y cálcio, y ricos en materia orgánica. El pH no desciende de 6 y el contenido en materia orgánica aumenta con la altitud hasta alcanzar proporciones del 4 al 13%, aunque el valor medio no supera el 2%. Con la altitud se establecen cambios en las características morfogenéticas de los suelos, constituyendo toposecuencias dentro de las que se distinguen tres tipos principales de suelos; (1) Ultisoles, que aparecen entre los 400 y los 700 m, (2) Andosoles, siempre por encima de los 700 m, derivados de cenizas volcánicas, y (3) Suelos Andosólicos, intermedios entre los ultisoles y los andosoles, que se encuentran hasta los 1.000 m.

© 1999 Jaime Perez del Val

Bioko Contents